EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS

EL JUGUETE DE MIS SUEÑOS
¿CUÁL ES EL JUGUETE DE TUS SUEÑOS?

domingo, 8 de abril de 2018

Tebeos y comics infantiles de los 70 y 80

Los tebeos (para niños)

Hemos querido aclarar “para niños” en el título porque los 70 y 80 fueron en España el punto más álgido de los tebeos, comics, historietas e ilustradores, ya que lo entendieron como un nuevo lenguaje para expresarse, utilizando la ironía y la crítica social, el sexo, la violencia y géneros como el terror y la ciencia ficción. Éstas, sin duda, son maravillosas obras y muchas de ellas de coleccionismo, pero no son los tebeos o cómics que queremos destacar en esta entrada, por lo que nadie se sienta ofendido si no aparecen autores u obras como CREEPY, DOSSIER NEGRO, ESCORPIÓN, DELTA, HORROR, CAIRO, 1984, TOTEM, VÍVORA, EL CUERVO y hasta CONAN, entre otros.

Los tebeos que nos ocupan son los que podíamos ver y leer de pequeños sin tener que escondernos, ya que muchos de vosotros cogíais los comics antes mencionados de vuestros hermanos para leerlos y sorprenderos en la soledad, ¿Verdad? Nosotros nos referimos a los TINTIN, ASTERIX, LUCKY LUKE, LOS 4 ASES, MORTADELO Y FILEMÓN, COPITO, ZIPI Y ZAPE, ESTHER, DON MIKY, PULGARCITO, SUPERLOPEZ y otros muchos que ahora contaremos.












Podríamos decir que la España del cómic (de los 80) nace en la década de los 40, con los tebeos de aventuras y acción y los de humor, que nuestros padres no paraban de recordar con emoción y añoranza: El Guerrero del Antifaz (Manuel Gago), Roberto Alcázar y Pedrín (Eduardo Vañó), Hazañas Bélicas (Boixcar), TBO (Editorial Buigas, Estivill y Viña), Tío Vivo (Editorial Bruguera), El Inspector Dan de la Patrulla Volante (Eugenio Giner), Jaimito (Editorial Valenciana), Yumbo (Ediciones Cliper), El Coyote (Francisco Hidalgo) y muchos más. Estamos seguros que si buscáis en los trasteros de vuestros padres encontraréis alguno de estos ejemplares.











El pincel español seguía funcionando y los guionistas, ilustradores y editores se multiplicaban para que en las siguientes décadas llegaran obras como: El Capitán Trueno (Mora/Ambrós), El mundo futuro (Boixcar), Bengala (Pedro Quesada/ José Ortiz, Luis Bermejo y Leopoldo Ortiz), El teniente negro (Silver Kane/José Grau), Capitán Martín (Mallorquí/Zata)​ hasta llegar a las aventuras de Hazañas Bélicas, Brigada Secreta y Celia de la editorial Bruguera. Todos ellos y muchos más supusieron las bases para que los tebeos fuesen tomados en serio.  

La flecha clave para comprender esta humilde entrada en El juguete de mis sueños fue el19 de enero de 1967, cuando se publicó el Estatuto de Publicaciones Infantiles y Juveniles, por el que los tebeos empezaron a clasificarse según la edad de sus destinatarios: Jóvenes, Adultos y Todos los Públicos. Algo así como los rombos para el cine y la tele de la época. Entonces, los autores se especializaron y empezaron a llegar los tebeos para niños y jóvenes. Paralelamente se difundió en España el cómic franco-belga (Tintín, Asterix, Lucky Luke…) de superhéroes (Marvel, DC…) y todo el mundo Disney. Por lo que todos nosotros, nuestra generación, empezó a disfrutar con las aventuras de pistoleros más rápidos de que su sombra, galos con poderes sobrenaturales, el reportero del tupé rubio, la Liga de la Justicia, los Vengadores y muchos animales que hablaban a través de Disney. Además, la Editorial Bruguera domina el mercado con historietas de humor como: Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Esther y Superlópez, entre muchísimos más.








Los dibujos animados y las películas se convierten en cómic.

Recuerdo perfectamente el éxito de diferentes dibujos animados que pasaron de la televisión al pincel del tebeo como Don Quijote de la Mancha, Erase un vez…, Dragones y Mazmorras, Mazinger Z, etc. Y también como películas fueron adaptadas al formato papel: Indiana Jones, Alien, Galáctica y, como no, Star Wars, entre muchas otras.



























Al llegar a los 80 y hasta los 90 nos encontramos con dos noticias, una buena y una mala.

La mala: Comienza el declive de los tebeos. Bruguera fue una de las primeras en caer, y le siguieron​ Compañía General de Ediciones, Ediciones B, Editorial Grijalbo, etc. Parece ser que las nuevas generaciones preferían los superhéroes americanos y los grandes ojos de los personajes de manga.

La buena: Los jóvenes de los 80 nos encontramos con una herencia de 30 años de dibujos en papel. Un brutal conocimiento (ayudados por los que tenían hermanos mayores) de personajes y estilos, desde el humor a la aventura. Desde el Sulfato Atómico al Loto Azul. Nos gustaba todo y todos y aprendimos muchísimo de historia y geografía. Además, empezamos a convivir con los nuevos autores y géneros. Actualmente, en el 2018, los más frikis siguen disfrutando al ver leer a sus hijos un Asterix, un Superhumor, un Don Miki, un Tintín o un pistolero capaz de dar caza a los hermanos Dalton. 

PD1.- Tenemos que decir con mucho orgullo que las fotos que publicamos son todas de una misma colección particular.

PD2.- Existían muchos quioscos y mini tiendas que cambiaban tebeos leídos. Una idea genial.



PD3.- Nos encanta ver los anuncios de juguetes en algunas series de tebeos. Hemos encontrado joyas de anuncios como el de las figuras POCH y PBP de Star Wars, MOTU, Marvel, Playmobil, Airgamboys, etc. Lo que requiere en el futuro una nueva entrada en este blog.  


PD4.- Esta entrada no llega ni a humilde homenaje tanto a los autores como a las editoriales de la época. No somos especialistas en cómics, por lo que si falta algún nombre, lo sentimos y rogamos nos perdonen.  Sólo hemos querido recordar algunos de los tebeos infantiles que nos hicieron felices de pequeños. Tanto o más que cualquiera de nuestros juguetes.

AMM